lavender-1537694_1920

La lavanda

La lavanda es una planta fragante y preciosa. Es un arbusto que no requiere cuidados muy complejos. En este artículo vamos a explicarte brevemente cómo cultivar lavanda. 

La lavanda necesita un sustrato alcalino, es decir, con un pH alto. Debemos comprar sustrato específico o añadir correctores de pH como la cal. Además, la lavanda necesita un suelo con un buen drenaje, tipo arenoso evitando que se acumule humedad. Necesita una maceta de un diámetro de 30-40 cm o, si la plantamos en tierra debemos cuidar que no esté excesivamente cerca de otras plantas. Sobre el sol, debemos asegurarnos de que cuenta con unas 6 horas de sol directo. 

El riego de la lavanda debe ser moderado y directamente sobre el suelo. Si mojamos los talles corremos el riesgo de que proliferen los hongos. En los meses de frío procuraremos regar en las horas centrales del día para que evitar que las raíces guarden humedad y puedan congelarse durante la noche. Lo ideal es un riego regular una vez a la semana. La lavanda no se abona. Como mucho una fertilización muy moderada en la época anterior de la floración.

En cuanto a la poda, es recomendable podarla tanto en altura como en contorno para estimular el crecimiento y para conseguir el contorno deseado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>