riego-plantas

El agua, ¿mucha o poca para mis plantas?

No queda duda que cuando tenemos plantas en nuestra casa o jardín nos planteamos la eterna pregunta si no tenemos grandes conocimientos, ¿debo utilizar mucha o poca agua para cuidarlas?

Una pregunta a veces difícil de responder en jardinería, ya que es mucha la gente que no sabe acertar con la cantidad de agua que debe recibir una planta.

En ocasiones podemos ahogarlas y en otras dejarlas muy secas, con la consiguiente muerte de la misma, sin saber muy bien si la causa proviene de una u otra acción.

El efecto más inmediato cuando se marchita es la pérdida de hojas, faltando vitalidad y cayendo hacia abajo. Ese es el signo más evidente de lo poco saludable de nuestra planta.

Cuando tiene falta de agua, la planta absorbe lo que puede hasta que ya no queda más líquido, sigue transpirando y va perdiendo todo el agua que tenía almacenada en sus tejidos. En el caso contrario, cuando tiene exceso de agua, sus raíces respiran absorbiendo más agua si cabe llegando a un momento en el que ya no pueden respirar.

No solo estos son factores de muerte de nuestras plantas, las temperaturas excesivas tanto de frío o calor o el abono en grandes cantidades pueden “ayudar” a que su vida se acorte.

Para evitar el problema del agua no hay nada mejor que tocar con los dedos la tierra. Si está seca regaremos un poco y si es al revés y está muy húmeda, es que estamos regando demasiado. El sentido común y la atención necesarias ayudarán a que nuestras plantas luzcan mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>