camellia-1883272_1920

Camelias de primavera

Quizás la reconozcáis de la novela de Alejandro Dumas o de las chaquetas de Chanel. Esta flor alcanza en febrero su momento de máximo esplendor mostrándonos sus corolas rojas, escarlatas, rosadas o blancas en un asombroso despliegue de formas.

La Camellia sasanqua y la Camellia hiemalis dan sus flores en otoño-invierno pero mantienen cerrados sus capullos hasta los meses de febrero y abril.

Estas elegantes flores son originarias del Lejano Oriente y sus semillas fueron transportadas por misioneros y navegantes del siglo XVII y XVIII.

Durante largo tiempo se las ha considerado plantas difíciles, excepto en regiones como Galicia y el occidente de Asturias donde sus tierras ácidas y humíferas y su clima húmedo y lluvioso favoree su cultivo.

Sin embargo, su espectacular floración en el Jardín Botánico o en los grandes macetones del Museo Thyssen en Madrid, demuestran que en regiones con terrenos calizos también es posible cultivar este bello arbusto. Siempre podremos realizar una corrección del PH del sustrato, por esa razón es recomendable cultivarlas en tiestos para facilitarnos esta tarea.

El principal problema que podemos encontrar sería la presencia de cal en el agua de riego, aunque podríamos resolverlo fácilmente utilizando agua de lluvia o acidificando agua neutra.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>